MIGUEL BECERRA
MIGUEL BECERRA
Franquicia Personal
R.I.F: V-11500449-9

Teléfono:
(424) 106-3390
Twitter Facebook google
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House
MIGUEL BECERRA Rent-A-House

¿Desea Contactarme?

(*) Campo Obligatorio
*Nombre Completo:

*Teléfono:

*Correo Electrónico:

  Observaciones:

Indique El Código ANTISPAM

Codigo  

Noticias y Opiniones

La primera casa propia de Hugo Chávez la obtuvo en San Joaquín, donde vivió cuatro años


El Presidente Hugo Chávez, recientemente fallecido a consecuencia de un cáncer que padecía desde 2010 a los 58 años de edad, tuvo una vida bastante agitada, en su transitar vivió también en el estado Carabobo.

Durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, en 1989, y mientras conversaban sobre la actualidad política de Venezuela, un reconocido coronel del Ejército le confesó a su cuñado, Luis Alejandro (Alejo), que la única persona en el país que tenía el valor,la voluntad y la preparación para cambiar el rumbo de la nación, lo hallaba al lado de su casa: Hugo Rafael Chávez Frías, un mayor del Ejército.

Esta anécdota quedó grabada en la memoria de quien, junto a su esposa, se convirtió en vecino, y amigo, del flaco pero tallado militar, que vivió cuatro años en la calle 11 de la urbanización San Bernardo, en San Joaquín. Fue el tiempo de la planificación de lo que en 1992 desencadenó la insubordinación más recordada en la historia contemporánea de Venezuela: El amanecer de golpe.

Alejo y Zulay conocieron al hombre detrás de la estrategia y el cálculo militar. Un Chávez coplero, deportista, sonriente. Un hombre al que calificaron como un enamorado de la patria y de Simón Bolívar, su guía.

El patio de su casa no tenía techo y veíamos con frecuencia a militares reunirse con él, entre ellos los desconocidos en aquel entonces, Arias Cárdenas y Jesús Urdaneta. Tenía la pared repleta de mapas pero nunca sospechamos que él sería el golpista. Ni su esposa Nancy, madre de sus tres primeros hijos, lo sospechó, relató Zulay.“Cuando Hugo salió en televisión ese 4 de febrero, Nancy salió a la calle exaltada y me dijo: ¿qué es esto? ¿qué hace Huguito allí?”, recordó Alejo.

La conexión de esta pareja con quien sería proclamado Presidente de la República en 1999 estuvo ligada a la venta su casa, destrozada por la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) luego del 4 de febrero, cuando el teniente coronel estaba preso en la cárcel de Yare.

Alejo recordó el sitio donde estaba recluido. Un cuarto de un metro cuadrado. Tenía una cocinita y la pared repleta de libros que le dejaban. Se preparó mucho en la cárcel.“Asistí a Yare para finiquitar el negocio de su casa. Me había asignado la reparación y venta porque necesitaba dinero. Allí en ese pequeño espacio me presentó a su abogada, Cilia Flores”.

Lo primero que hacía Hugo al llegar a su casa en su viejo Ford Zephyr azul marino, antes de que se lo robaran en Guacara, era buscar dos guantes y jugar pelota con huguito, rememoró Alejo. “Chávez acostumbraba elaborar papagayos con los niños de la cuadra, sentado con un pantalón caqui arremangado y alpargatas”.

Cuando sus hijos cumplían año o había algún motivo de celebración, el arpa, el cuatro y las maracas sonaban hasta el amanecer. Se escuchaba su Linda Barinas, tema que desde joven ya entonaba con sentimiento y pasión. “El Chávez de la televisión no era actuado. Él era así, espontáneo”, comentó la pareja.

Aunque era fiestero cuando de celebrar se trataba, nunca jugó dominó con los vecinos de la cuadra en las acostumbradas citas de los viernes por la noche. Solo se acercaba y decía “¿Cómo está ese dominó?”, para luego marcharse a su casa con su familia. Tampoco participó en asociaciones de vecinos o algo parecido.

A pesar de que evitaron comentar sobre la vida íntima del Presidente, Alejo y Zulay negaron que Chávez maltratara a Nancy en San Bernardo. “Jamás, eso nunca ocurrió”.

En su última visita a la urbanización, en 2009, lugar donde ahora vive otra familia, Zulay relató que Chávez lloró mucho al recordar a sus hijos y su “época de libertad”. “Fue un momento emotivo porque recordó su primera casa propia, siempre vivió en ranchos o alquilado. Miró lo alto de la mata de coco que él mismo sembró y siguió llorando”.

Para Luis Alejandro y Zulay la muerte de Hugo Chávez significó la pérdida de un romántico, una figura “extraterrestre” del mundo militar y político. “Un hombre que según sus palabras se enamoró de su país. Una persona que durante su vida como padre de familia, vecino, preso, candidato y presidente, fue autentico”.

Nunca olvidarán cuanto le gustaba el jugo de guanábana o improvisar en una noche llanera. Chávez fue un cristiano practicante. “Amó y siempre se aferró a Cristo. Puedo decir que lo llevaba en su corazón”, sentenció Alejo.

Fuente: Noticias 24